Cupcakes azules de chocolate y vainilla

Sé que últimamente subo pocas recetas pero lo cierto es que últimamente he estado super liada entre el trabajo, la vida social, los Mars que sacan disco, mi sobrina que cumple años, el nuevo foro de Wowchristina que por cierto es una monada y me tiene enamorada y entre unas cosas y otras tenía esta receta preparada desde hacía un par de semanas y aún no la había subido.

Los hice un día especial que teníamos una invitada especial en nuestra cena de chicas que en un principio era los martes, que luego pasó a los jueves y que ahora es cuando conseguimos ponernos de acuerdo. Y como el color preferido de Kiri es el azul pues tuvimos azul hasta hartarnos!

Para el bizcocho:
120 g de harina
120 g de mantequilla
140 g de azúcar
2 huevos grandes
60 g de cacao en polvo
1 cucharadita de levadura química
1 cucharadita de extracto de vainilla
60 ml de leche desnatada

Para el buttercream:
250 g de mantequilla
300 g de azúcar glass o icing sugar
1 cucharadita de extracto de vainilla
2 cucharadas de leche desnatada
Colorante en pasta

Preparación:
Para empezar precalentamos el horno con calor arriba y abajo entre 170ºC y 180ºC, 160ªC si tiene ventilador.
En un cuenco batimos la mantequilla junto con el azúcar hasta que quede una crema suave. Después, añadimos los huevos de uno en uno y sin dejar de batir. A continuación, incorporamos la leche previamente mezclada con el extracto de vainilla.
En un cuenco a parte, mezclamos la harina con el cacao y la levadura, lo añadimos a la mezcla anterior a través de un tamiz o colador para que no nos queden grumos. La seguimos batiendo y, estará lista cuando tengamos una masa homogénea.
Introducimos las cápsulas de papel en el molde, repartimos la masa en partes iguales con una cuchara de helado y metemos nuestros cupcakes al horno durante unos 20 minutos aproximadamente.
Mientras se cuecen los cupcakes preparamos el buttercream.
En un cuenco grande batimos la mantequilla ¡¡ojo, tiene que estar a temperatura ambiente!! Añadimos poco a poco el azúcar glass o Icing Sugar siempre tamizándolo previamente. Mezclamos la leche con la vainilla y la incorporamos. Batimos hasta que tengamos una crema con una textura parecida a la del helado. Entonces solo queda añadir el colorante en pasta con un palillo y acabar de batir.
Es mucho mejor elegir un colorante en pasta que uno líquido pues con el colorante en pasta solo se necesita un poquito para teñir la crema y que coja un color fuerte. Yo usé un azul de Wilton pero cualquier marca da el mismo resultado.
Para la decoración hice unas florecitas de sugarpaste teñido con el mismo colorante.

Y eso es todo, espero que os guste ¡¡Millones de besos!!

Pastel Vasco

Hace unos meses mis amigas y yo estuvimos en Euskadi visitando a una amiga. Puedo decir que me enamoré locamente de Donosti, y de los pueblitos, y de las montañas, y de la gente y de las tapas y DEL PASTEL VASCO! Sí, con mayúsculas porque se lo merece.

Lo probé en el típico bar de tapas de Donosti donde el camarero me aseguró que no llevaba manteca de cerdo ni nada por el estilo (sí, siempre pregunto porque nunca se sabe). Y creo que es lo más bueno que he probado en años! Desde entonces estuve todo el viaje obsesionada con llevarme uno a Barcelona y al final me quedé con las ganas.
Así que ayer, de prisa y corriendo se me ocurrió buscar una receta, y después de leer más o menos un millón, adapté una que encontré en el blog Cocinando con Goizalde. Y aquí está, espero que os guste!

Para la masa:
200 g de harina
50 g de almendra molida
100 g de azúcar glass
100 g de mantequilla a temperatura ambiente
2 huevos
Una pizca de sal

Para la crema:
400 ml de leche
1 vaina de vainilla
40 g de harina
80 g de azúcar
2 huevos
50 g de mantequilla
40 ml de anís

Preparación


La masa:
Batimos la mantequilla a temperatura ambiente en un cuenco junto con el azúcar glass. Añadimos uno de los huevos y removemos. Mezclamos la harina con la almendra molida y la sal y la incorporamos poco a poco a la mezcla. Amasamos bien hasta tener una masa homogénea. Hacemos una bola, la envolvemos con film transparente y la dejamos en la nevera un mínimo de una hora.

La crema:
Ponemos la leche junto con la vainilla en un cazo, calentamos sin que llegue a hervir, apagamos el fuego y lo dejamos reposar durante unos 10 minutos bien tapado.
Colamos a leche y la introducimos otra vez en el cazo, reservando unos 100 ml aproximadamente.
Mezclamos la leche reservada con los huevos, el azúcar y la harina. Cuando a leche de cazo hierva, agregamos a mezcla y esperamos a que vuelva a hervir. Removemos con unas varillas para que no se nos pegue en el fondo y lo dejamos hervir durante un par de minutos. Añadimos la mantequilla y el anís y seguimos removiendo hasta que espese.

Montaje:
Pasada una hora, sacamos la masa de la nevera y la partimos en dos partes, una un poco más grande que la otra. Con la ayuda de un rodillo extendemos la parte más grande y forramos la base y las paredes del molde. Vertemos la crema en el molde y lo metemos en la nevera.
Extendemos el resto de la masa y la colocamos en forma de tapa al pastel, cerrándolo bien por todas partes para que no se salga la crema. Introducimos el pastel en la nevera para que se enfríe un mínimo de 2 horas, si se deja toda la noche como en mi caso mejor.
Precalentamos el horno a 180ºC, en mi caso lo puse a 160ºC por el ventilador e introducimos el pastel durante unos 30 minutos hasta que se dore.

Cupcakes de almendra y ganache de chocolate

Por fin me he decidido a hacer ganache de chocolate. Tengo que reconocer que me ha costado mucho ponerme por el miedo a que no me saliera. Soy una patosa, no puedo evitarlo y estaba casi segura de que se me cortaría la nata, se me quemaría el chocolate ¡o cualquier cosa que pudiese pasar!

Pero no, todo ha salido bastante bien, al menos los que los han probado no han tenido ninguna queja. Pero ellos nunca se quejan, así que su opinión no cuenta mucho…

Para el bizcocho:

140 g de harina

150 g de azúcar

120 ml de aceite

2 huevos L

70 g de almendra molida

120 ml de leche

1 y ½ cucharadita de levadura

Para el ganache:

270 g de chocolate al 60%

300 ml de nata

Preparación:

Picamos el chocolate en trocitos pequeños y reservamos. En un cazo calentamos la nata hasta que empiece a hervir, apartamos el cazo e introducimos el chocolate. Mezclamos con la ayuda de una espátula hasta que el chocolate este totalmente disuelto en la nata y reservamos.

Precalentamos el horno entre 170ºC y 180ºC si es sin ventilador y a 160ºC si es con ventilador como en mi caso y colocamos las cápsulas en el molde.

En un cuenco mezclamos el azúcar junto con el aceite hasta que esté integrado. Añadimos los huevos uno a uno y la leche sin dejar de batir. Seguidamente la harina previamente tamizada y mezclada con la levadura. Para terminar añadimos la almendra molida y batimos bien para que los ingredientes se integren.

Repartimos la masa en las cápsulas, nunca más de dos tercios de su capacidad y lo metemos en el horno durante unos 20 minutos aproximadamente.

Pasado ese tiempo, nos aseguramos de que los cupcakes están bien hechos por dentro pinchándolos con un palillo y los sacamos del horno.  Los dejamos enfriar 5 minutos en el molde y los pasamos a una rejilla.

Recuperamos la mezcla de chocolate, la metemos en un cuenco y la batimos durante unos minutos hasta que coja una buena consistencia. La introducimos en una manga pastelera con la boquilla escogida y decoramos nuestros cupcakes.

Para la decoración he usado unos sprinkles en forma de estrellita que compré en el súper.

Espero que os guste ¡Millones de besos!

Cupcakes de café

Me hace mucha, mucha, mucha ilusión que me hagáis “encargos” de cupcakes así que cuando Jordi me dijo que se moría (literalmente) por la receta de cupcakes de café lo apunté el primero de mi lista ¡y aquí está!

Para el bizcocho:

120 g de mantequilla
150 g de azúcar
150 g de harina
2 huevos
1 y ½ cucharadita de levadura
60 ml de leche desnatada
1 cucharada de café soluble

Para el buttercream:

140 g de mantequilla
300 g de azúcar glass o icing sugar
2 cucharadas de café expreso

Preparación:

Precalentamos el horno con calor arriba y abajo a 160ºC si es con ventilador o 170ºC-180ºC si es sin ventilador.

En un cuenco batimos la mantequilla a temperatura ambiente junto con el azúcar hasta que quede una crema suave. Añadimos los huevos de uno en uno sin dejar de batir e incorporamos la leche previamente mezclada con el café.
Mezclamos la harina con la levadura y la añadimos a la mezcla anterior a través de un tamiz o colador para que no nos queden grumos. La seguimos batiendo hasta obtener una masa homogénea.

Introducimos las cápsulas de papel en el molde para cupcakes y repartimos la masa en partes iguales. Introducimos el molde en el horno durante unos 20 minutos.

Mientras se cuecen los cupcakes preparamos el buttercream.

Batimos la mantequilla a temperatura ambiente y añadimos la mitad del azúcar glass. Agregamos las dos cucharadas de café y el resto del azúcar. Batimos durante unos minutos hasta que nuestra mezcla coja consistencia.
Ahora solo queda introducir el buttercream en una manga pastelera y decorar los cupcakes como más os guste.

Si tenéis más sugerencias siempre son bienvenidas, y aprovecho para decirle a Jordi que un día de estos le haré unos cupcakes de coca-cola, ¡que sé que es otro de sus vicios! Amor infinito para ti ❤

¡Millones de Besos!

Pd: Por fin conseguí comprar la boquilla para hacer las rosas, este ha sido mi primer intento ¿se nota verdad? Parece más fácil cuando veo los tutoriales de youtube. Espero que con el tiempo me salgan mejor 🙂

Cupcakes de MARS

Definitivamente esto tenía que llegar. Los que me conocen sabrán que una de mis bandas favoritas es 30 Seconds to Mars, y claro, por asociación de palabras necesitaba hacer estos cupcakes.

Y ya que ayer fue un día especial, debido a la salida del primer single Up in the Air y toda la información del nuevo álbum, he decidido aprovechar y hacer un poco de promoción desde aquí, que nunca viene mal.

Para 12 cupcakes

Ingredientes para el bizcocho:

120 g de mantequilla
80 ml de agua
80 g de azúcar moscabado
120 g de harina
2 huevos
2 cucharadas de cacao puro en polvo
1 cucharadita de extracto de vainilla
1 y ½ cucharadita de levadura
2 barras de chocolatina Mars

Para el buttercream:

120 g de mantequilla
400 g de azúcar glass o icing sugar
40 g de cacao puro en polvo
40 ml de leche

Precalentamos el horno entre 170ºC y 180ºC si es sin ventilador y a 160ºC si es con ventilador como en mi caso y colocamos las cápsulas en el molde.

En un cazo calentamos el agua hasta que hierva, diluimos el azúcar moscabado y dejamos enfriar. Troceamos las chocolatinas, las metemos en un cuenco apto para microondas y las deshacemos. Con unos 40 segundos de microondas habrá suficiente, después removemos con una cuchara para ayudar a deshacer y dejamos templar.

En un cuenco grande batimos la mantequilla a temperatura ambiente. Incorporamos los huevos uno a uno sin dejar de batir. Mezclamos el extracto de vainilla con el agua ya templada y lo añadimos al cuenco. Introducimos la pasta de chocolatina y batimos bien hasta que los ingredientes estén integrados.

Mezclamos la harina con la levadura y el cacao en polvo. Añadimos la mezcla poco a poco al cuenco pasándolo por el tamiz para que no se nos creen grumos y batimos bien.

Repartimos la masa en las cápsulas e introducimos en el horno durante unos 20 minutos aproximadamente. Pasado ese tiempo nos aseguramos que la masa está cocida introduciendo un palillo en el bizcocho, si sale limpio es que están en su punto.

Sacamos el molde del horno, lo dejamos enfriar durante 5 minutos y pasamos los cupcakes a una rejilla. Es importante no tenerlos más de 5 minutos en el molde o la humedad puede hacer que se nos despeguen las cápsulas.

Tamizamos el azúcar junto con el cacao en polvo para hacer el buttercream. Batimos la mantequilla y vamos añadiendo poco a poco la mezcla de azúcar y cacao. Añadimos la leche y batimos algunos minutos hasta que la crema tenga una buena consistencia.

Cuando los cupcakes estén fríos, metemos el buttercream en una manga pastelera con la boquilla escogida y los decoramos. Yo utilicé una barrita de Mars cortada a trocitos para decorar, pero podéis decorarlos como más os guste.

Por cierto, he utilizado azúcar moscabado pero podéis cambiarlo por azúcar moreno o azúcar normal.

Y nada, si os animáis a escuchar a la banda podéis buscar los vídeos de 30 Seconds to Mars en youtube ¡son muy recomendables!

Espero que os guste la receta ¡Besotes!

Pd: No, no me pagan por la promoción, si lo hicieran ya tendría una casa en Los Ángeles, ¡os lo aseguro!

Galletas de mantequilla

Esta es para mí la mejor receta de galletas. Son fáciles de hacer y quedan riquísimas. Puedes ponerle azúcar por encima, o pintarlas, o comerlas tal cual. Solo tienen un problema, cuando empiezas a comer no puedes parar hasta que se terminan ¡son adictivas!

Ingredientes:

225 g de Mantequilla
200 g de azúcar glass
450 g de harina
1 huevo
2 cucharaditas de extracto de vainilla
Una pizca de sal

Preparación:

Sacamos la mantequilla de la nevera 15 minutos antes para que se ablande y la batimos en un cuenco. Añadimos el azúcar glass tamizado poco a poco y batimos hasta que esté totalmente integrado con la mantequilla. Hacemos lo mismo con el huevo y el extracto de vanilla. Batimos bien hasta que tengamos una crema homogénea.

Por último, incorporamos la harina tamizada y mezclada con la sal. Mezclamos bien y pasamos la masa a una superficie enharinada para poder amasar mejor. La masa estará lista cuando consigamos que no se nos pegue a las manos.

Dividimos la masa en 3 bolas, las cubrimos con film transparente y las metemos en el frigorífico al menos dos horas. Pasado ese tiempo estiramos la masa con un rodillo sobre una superficie enharinada y cortamos la masa con la ayuda de un cortagalletas.

Cubrimos la bandeja del horno con papel de hornear y colocamos nuestras galletas encima. Introducimos la bandeja en el frigorífico unos 20 minutos para que vuelvan a enfriarse y todas las galletas tengan la misma temperatura. Esto hará que no se nos deformen al cocer.

Mientras tanto precalentamos el horno a 175ºC aproximadamente. Pasado ese tiempo, introducimos la bandeja en el horno y horneamos entre 12 y 18 minutos según el grosor, hasta que se doren.

Ya me contaréis que tal os han quedado ¡Besotes!

Cupcakes de…. ¡Cheesecake!

Estoy en esa fase en la que solo pienso en cupcakes. Todo quiero convertirlo en un cupcake y es mi único tema de conversación.

Así que cuando Albert me preguntó si habían cupcakes de tarta de queso mi respuesta fue ¡Claro que sí, y si no los hay me los invento! Y después de toda una tarde de investigación, motivada por la promesa de su amor infinito, aquí traigo la receta.

Para el bizcocho:
150 g de queso crema tipo Philadelphia
2 huevos
80 g de azúcar
2 cucharadas de harina
1 cucharadita de extracto de vainilla
Mermelada de arándanos

Para la galleta:
50 g de mantequilla
100 g de galletas maría o similar

Preparación:
Como siempre precalentamos el horno con calor arriba y abajo a 160ºC o un poco menos si el horno es con ventilador.

En un cuenco batimos el queso crema a temperatura ambiente. Añadimos los huevos de uno en uno y batimos hasta que se integren. Incorporamos el azúcar y el extracto de vainilla. Tamizamos la harina, batimos hasta que nos quede una crema homogénea y dejamos reposar.

Mientras tanto preparamos la base. Machacamos las galletas hasta dejarlas bien finas y incorporamos la mantequilla previamente derretida. Mezclamos bien hasta conseguir una pasta.

Introducimos las cápsulas de papel en el molde para cupcakes, repartimos una cucharada de masa de galletas en cada cápsula y apretamos bien para que quede compacta. Ahora solo queda acabar de llenar las cápsulas con la crema de queso, cubrir el molde con papel de aluminio y hornear durante 40 minutos aproximadamente.

Para saber si la masa está en su punto introducimos un palillo y si sale casi seco es que está listo. Dejamos el horno apagado con la puerta abierta durante un buen rato para que los cupcakes no sufran un cambio brusco de temperatura y terminen de cocerse.

Una vez templados los sacamos y decoramos con un poco de mermelada. A mi me encanta la mermelada de arándanos pero podéis utilizar la que más os guste.

Y eso es todo, espero que os haya gustado ¡Millones de besos!

Cupcakes de Cookies

Aunque no  os lo creáis necesito buscar excusas para hacer cupcakes en mi casa ¡y eso que llevo poco tiempo haciéndolos! He llegado a punto en el que el único que se los come es mi hermano, él no pone pegas nunca.

Así que ahora aprovecho cualquier excusa para hacerlos, como las comidas familiares, las cenas con amigos o en este caso, para la merendola que habíamos organizado por el cumpleaños de mi prima. Por cierto ¡Felicidades Montse!

Así que me decidí a hacer algo especial, me fui al súper, busqué la sección de galletas y dulces varios para inspirarme y me decidí por las cookies, las típicas galletas con gotitas de chocolate. Volví a casa y me puse manos a la obra!

Para el bizcocho:

120 g de harina

120 g de mantequilla

150 g de azúcar

2 huevos grandes

2 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar

1 cucharadita de levadura química

1 cucharadita de extracto de vainilla

60 ml de leche desnatada

10 galletas tipo cookies

Para el buttercream:

165 g de mantequilla

300 g de azúcar glass o icing sugar

1 cucharadita de vainilla en polvo

2 cucharadas de Leche

6 galletas tipo cookies

Preparación:

Como siempre precalentamos el horno con calor arriba y abajo. La temperatura ideal es entre 170ºC y 180ºC si es un horno sin ventilador y 160ºC si es con ventilador como en mi caso.

En un cuenco batimos la mantequilla junto con el azúcar hasta que quede una crema suave. Añadimos los huevos de uno en uno y sin dejar de batir. A continuación, incorporamos la leche previamente mezclada con la vainilla.

En un cuenco a parte, mezclamos la harina con el cacao y la levadura, lo añadimos a la mezcla anterior a pasándolo por un tamiz o colador para que no nos queden grumos. Añadimos las galletas previamente machacadas en un mortero y batimos

Introducimos las cápsulas de papel en el molde para cupcakes y repartimos la masa en partes iguales. Es importante no llenarlos más de la tercera parte o subirán demasiado.

Y solo queda introducir el molde en el horno durante unos 20 minutos según la temperatura y el horno que utilices. Pasado ese tiempo los pinchamos con un palillo y si sale limpio es que están listos.

Para el buttercream batimos la mantequilla junto con la mitad del icing sugar o azúcar glass tamizado previamente. Incorporamos la leche mezclada con la vainilla sin dejar de batir. Agregamos la otra mitad del azúcar y batimos hasta que tengamos una crema homogénea. Por último añadimos las galletas en polvo previamente machacadas.

Es importante machacar mucho las galletas y tamizarlas para que no notemos los grumos en el buttercream. Es un poco entretenido pero no tiene ninguna complicación.

Para decorar los cupcakes utilicé mini galletitas Chips Ahoy!

Y entre conversaciones de dietas y gimnasios nos comimos los cupcakes. Creo que van a empezar a evitarme en poco tiempo pero mientras tanto me aprovecho.

Espero que os haya gustado, besazos!